Datos personales

Mi foto
Las únicas personas que me agradan son las que están locas: locas por vivir, locas por hablar, locas por sentir...

viernes, 26 de septiembre de 2008

Casualidades y CAUSAlidades...

1 opiniones

Las coincidencias se suelen dar en los lugares menos pensados, por eso mismo te sorprenden.
Hace unos días, buscando unas palabras en el diccionario de latín, encontré esto:
Hay que tener en cuenta que una amiga mía, del foro de Berto, tiene como nick vversus y que lo que nos une es ese gran humorista: Berto.
Me llamó la atención, me hizo gracia y le saqué una foto, así de sencillo, pero cuando ya me empecé a mosquear es cuando encontré en otra página, esto:¿Hasta los latinos sabían que Berto y Uve estarían conectados de alguna manera? La respuesta la encontré (cómo no) un poco más abajo:Para que luego digan que el latín es una lengua muerta y se fíen de Nostradamus para las predicciones de futuro...

jueves, 25 de septiembre de 2008

Ánimos y menciones...

3 opiniones

Creí que nunca encontraría algo con lo que pudiese escapar del día a día, pero al final lo he encontrado: escribir.
En otras ocasiones he dicho que la fotografía me fascina, y es cierto, pero hay una pequeña diferencia entre escribir y fotografiar: lo primero se me da medianamente bien y Chuchi (mi profesor de informática -aún no me acostumbro a decir "ex-profesor" y no quiero acostumbrarme-) lo corrobora en su blog, Ucronía Latente.
Como yo también visito otros blogs, sé lo que es tener que estar de link en link buscando una información, así que os transcribo la frase que más fuerza me ha dado en los últimos meses para seguir escribiendo:

Uno de los mayores defectos de este blog es la pobre escritura de su autor. [...]
[...] Pero lo más hiriente es ver a alumnos míos escribir mucho mejor que yo como puede comprobarse en Locura Intransitoria: "Es la cruz que debe soportar un profesor de Tecnología de la ESO, aunque ya sé que es algo que va con mi nombre".

Sólo me queda decir: ¡Gracias, Chuchi!

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Gafas y ceniceros...

3 opiniones

Muchas veces estás ojeando una revista y de pronto lees o ves algo que te recuerda a alguien. Da igual que ese alguien sea un amigo tuyo de toda la vida, tu novio o ex-novio, o tan sólo hayas visto a esa persona una vez. Lo importante es que si te acuerdas de esa persona es porque ha marcado algo en tu vida, puede que sea algo que se quede contigo para toda la vida o puede que olvides ese algo al cabo de unas semanas.
Esto mismo le pasó a una amiga (Lucía) hace unos días, estaba mirando la revista On Madrid (suplemento de El País) cuando se encontró con este anuncio de gafas:
Tan sólo nos hemos visto una vez en persona (en la quedada del foro en Guadalajara), pero creyó reconocer mis gafas en el anuncio (siento desencantarte tia, pero no son) e hizo una foto a la revista y me la mandó.
El sentimiento que me recorrió el cuerpo era una mezcla de emoción y agradecimiento. ¿Cómo una persona, que apenas te conoce, puede acordarse de ti al mirar un simple anuncio de gafas? Supongo que estas son las pequeñas señales que te indican a qué gente debes conocer y qué camino debes tomar. Ahora entiendo a Uve cuando habla de sus 'causalidades'.

Otro de los momentos en los que reconoces a una amiga, es cuando te recuerdan en sus vacaciones o viajes. Es el caso de Iris, antes compañera de clase y ahora amiga reconocida, que me trajo de Amsterdam este precioso cenicero. ¿Es posible que marques de alguna forma a una persona sin ser consciente de ello? Ahora estoy más segura de que sí.

martes, 23 de septiembre de 2008

Mecheros

1 opiniones

Hay gente que colecciona coches de juguete, tazas de porcelana o muñecas antiguas. Yo colecciono mecheros. Sí, lo sé, no es tan romántico como coleccionar las piedras de las playas a las que vas, pero así están las cosas.
No fumo, que quede claro, pero me gustan los mecheros. Siempre (vale, casi siempre) llevo uno en el bolso, aunque lo llevo escondido: mis padres atan cabos muy fácilmente y es difícil demostrar que no fumas si llevas un mechero en el bolso. Me gusta que me pidan fuego, amigos, desconocidos, quien sea.

Aunque aún tengo una colección pequeña, os enseño mi preferido: comprado en el estanco de enfrente de mi instituto.Ya sabéis por qué es mi preferido, ¿verdad?
Barcelona nunca engaña ;)

PD: A los que no saben qué regalarme: me conformo con poco, un mechero que no haga daño a la vista me es suficiente. Gracias :)

lunes, 22 de septiembre de 2008

Nuevas costumbres...

1 opiniones


El nuevo curso trae consigo nuevos hábitos.
Gracias al poder de convicción de 32 estudiantes, nuestra querida tutora nos cambió la clase de tutoría a los lunes a primera hora. Todos, incluso ella, sabíamos lo que eso significaba: los lunes a primera, no había clase.
Si hubiera vivido más cerca del instituto, lo primero que habría pensado es: "¡Genial! ¡Una hora más de sueño!", pero el caso es que no vivo tan cerca del institutoy es mi padre el que me acerca en coche hasta él, y como su horario laboral no puede cambiar tan fácilmente como el mío, este curso tengo una hora a la semana libre.
Casualidades de la vida, mi amiga Tatis vive en un pueblo y tiene que venir al instituto a las 9 sí o sí, es decir, que las dos tenemos una hora a la semana libre.
La suma de estos dos factores, da como resultado una nueva costumbre: desayunar juntas en el bar más cercano (y barato) del instituto.
Las ventajas: los lunes desayunaré en condiciones, sin mover un dedo y, además, con risas aseguradas.
Los inconvenientes: no sé si mi paga podrá soportarlo y los donuts, croissants y demás dulces harán estragos en mi cuerpo, lo presiento.

La foto al inicio de esta entrada es el primero de muchos otros tickets que darán fe de que he aprovechado bien mi hora libre a la semana.
¡Adeu!

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Un click...

4 opiniones


Ya he hablado anteriormente de mi afición por la fotografía, pero hoy debo volver a mencionarla. Mi madre, que me conoce incluso mejor que yo, me regaló hace unos días un libro sobre este arte: "Cómo fotografiar absolutamente todo", de Tom Ang.
Detalles como estos son los que te animan a seguir practicando tus hobbies con más ganas y mayor intensidad.
Hablar de fotografía y no poner imágenes es un delito. Os dejo una selección de las mejores fotos de mi fuente habitual: Captura.org.

Espero que las disfrutéis.
Título: Arte

Título: Dame mucho clown

Título: Esqueleton

Título: Yo quiero pasarme el día como tú.

Título: Viajero solitario.

Título: Frutos secos.

Título: Por mi ventana, el mundo.

Título: Mirando-te.

martes, 16 de septiembre de 2008

Ya están aquí...

4 opiniones

Título: You have the whole world in your hands
Capturador: Marcelo Aurelio
Fuente: Captura.org


La vuelta al cole ya es oficial. Aunque técnicamente empecé el día 15, no se puede considerar que las clases han empezado hasta que no has conocido a todos tus profesores, es decir, hasta una semana después.
Este año empezamos fuerte, se tiene que notar que somos un 2º de bachillerato. Los profesores se dejan de tonterías y el horario de estudio se amplía considerablemente. Teniendo en cuenta que, aproximadamente, el 60% de los estudiantes no hemos dado palo al agua en toda nuestra vida escolar, es comprensible que estemos un poco cagados este año.
Los profesores nos conocen, saben nuestros puntos flacos y utilizan magistralmente su única arma: el miedo. "Exámenes", "estudiar" y "suspender" son las tres palabras que más utilizan y que más tememos nosotros.
Espero que este sea mi último año en Ávila y por eso lo voy a aprovechar bien: empiezo la Escuela de Idiomas, me tengo que sacar el carnet de conducir y, cómo no, aprobar la PAU. Un año completito, como a mí me gustan.

Sobre el nuevo curso, poco que contar: mucha gente nueva, mucha gente conocida, muchos profesores buenos y muchos profesores malos. Eso sí, se echan de menos esas asignaturas "marías", para descansar durante toda la mañana: ¡Chuchi! ¡Se te echa de menos! (por cierto, a ver si voy a verte para que me cuentes que tal tu vuelta al cole).
Este año las Historias "triunfan": historia de España, historia de la música e historia del arte. Menudo cursito me espera. Las notas se calcularán hasta la obsesión y los exámenes no serán lo que parecen. Dicen que el Vasco de la Zarza, es uno de los más exigentes de todos los institutos públicos de Ávila. Claro que tampoco hay mucho con lo que comparar.

¡Bienvenidos al ÚLTIMO CURSO!

jueves, 11 de septiembre de 2008

Crónicas comprimidas.

4 opiniones

El lunes empezamos las clases y como sabía que este día llegaría, me propuse hacer todos los viajes que pudiese antes de comenzar con el tormento. Por eso esta última semana ha sido un no parar.
Es costumbre en otros blogs escribir los viajes en forma de... como decirlo... como de agenda, y creo que es una buena forma de estructurarlo. Allá voy.

Del jueves al sábado: Medievales en Ávila.
Lo que ya ha sido calificado de "Turka Medieval" (sí, con 'k'), es la tradición que hay que cumplir, y que cumplimos, con mucho gusto los jóvenes abulenses cuando llegan estas fiestas. Desde que nos enteramos de que el alcohol lleva existiendo desde hace siglos, le rendimos homenaje emborrachandonos durante 3 noches seguidas. (Aclaración: ¡Mamá! Eso lo hacen los demás, en realidad yo sólo veo como se cargan una copa tras otra mientras bebo agua...).
De estos 3 días poco se puede explicar, ya que la información que hay en mi cabeza sobre estas noches de juerga, no es muy fiable...

Domingo: Viaje a Guadalajara para ver a Berto en acción es su "Apoteosis Necia".
Después de coger un tren en Ávila e ir parando en todos los pueblos con estación de trenes, llegué a Atocha y allí nos encontramos varios foreros. Volví a ver a Cris y conocí por fin a Vicky, Pablo y Marta. Pensé: Si les gusta Buenafuente, no pueden ser mala gente, así que con ese pensamiento me relajé y disfruté como nunca. Llegamos a Guadalajara y como buenos visitantes, lo primero que hicimos fue buscar un bar para tomar una caña. Una cerveza tras otra, las risas empezaron a aflorar cada vez con más soltura hasta que llegamos a uno de los momento que más me gustó: la lectura de algunos pasajes del libro de Berto (y también de Xavi Tribó), "Cero Estrellas". Entre que el libro en sí hace reír (evidentemente) y que las cañas ya iban haciendo estragos, nunca imaginé que leer en alto pudiera disfrutarse tanto.
Con risas, bebidas y buenos amigos, se nos hizo de noche en un plis plas y por fin, después de habernos reunido con el resto de foreros que venían, comenzó la "Apoteosis Necia". No puedo describirla con detalles, puesto que aún quedan actuaciones por hacer y nunca se sabe quién puede leer esto, pero sólo puedo decir que Berto se ha ganado otro 10 en su carrera profesional.
La noche fue avanzando y no sé muy bien cómo, terminamos de fiesta en la única discoteca abierta de toda Guadalajara, con Iván el Lagarto (el guitarrista que acompaña a Berto en las actuaciones) y Miquel Company (compañero de Berto en el grupo teatral El Cansancio). Las situaciones surrealistas y las coincidencias y causalidades, ya no nos sorprenden a los mienbros (y miembras) del foro. Son casi el pan nuestro de cada día.

Miércoles: Viaje a Fuenlabrada para ver a Patro y a Wonder.
El objetivo de este viaje era visitar la universidad Rey Juan Carlos, ya que es una de las posibilidades que barajo para poder estudiar después de hacer el bachiller. En cambio, y aunque también vimos la universidad, se convirtió en la típica visita que haces a unos amigos que viven fuera de tu ciudad. Es decir, que la excusa de la universidad me sirvió, nuevamente, para poder salir fuera de las murallas de mi ciudad.
Del viaje me quedo con los macarrones que hace Patro (¡riquísimos!) y con las batallitas que nos contó Iván (alias Wonder) sobre su infancia no tan lejana.

Hoy jueves toca descansar y coger fuerzas para viajar mañana a Salamanca (el motivo de este viaje no tiene nada de espectacular, tan sólo tengo que hacerme una revisión en el dentista). Intentaré volver a tiempo para celebrar (mañana y pasado) el último fin de semana de las vacaciones de verano.
¿Lo único bueno que tiene volver a empezar las clases? Que actualizaré más a menudo el blog. :)

jueves, 4 de septiembre de 2008

Volver a empezar...

2 opiniones

Empieza septiembre y, aunque las clases aún no han comenzado, se nota que el país vuelve a funcionar y sale de esa 'siesta' permanente que dura un par de meses.
Los autobuses vuelven a su horario normal, las tiendas cierran tarde y, sobre todo, ves cómo la ciudad se vuelve a llenar de la gente de siempre.
Creo que septiembre es como una segunda oportunidad después de los deseos que se piden en enero. ¿Que no has conseguido dejar de fumar en enero?Lo dejas para después del verano, en septiembre.¿Que no has adelgazado todo lo que querías para ir a la piscina?Empiezas en septiembre en el gimnasio, preparandote para el próximo verano.
Otra cosa buena que tiene septiembre son los estrenos de series o programas nuevos en la televisión, a parte de los que vuelven de vacaciones. Porque, las cosas como son, la television en verano es inaguantable, te obliga a salir a la calle y hacer cosas nuevas, porque lo único que puedes ver son repeticiones.

Pero, sin lugar a dudas, lo mejor que trae septiembre son las fiestas medievales de Ávila (este año, del 4 al 7 de septiembre). Llevo dos años perdiéndomelas y, al fin, este año las voy a disfrutar como nunca. Si aún no sabéis por qué dicen lo de "Ávila, ciudad medieval" es porque no habéis estado en estas fiestas. La ciudad se transforma totalmente. Sevilla tiene su Feria de Abril y Ávila, los Medievales. Normalmente, desde agosto, las tiendas de telas se llenan con clientes que quieren su traje personalizado para estas fechas. Los chavales y chavalas hacen pulseras, collares y demás cosas durante todo el año para luego poder venderlas. En las calles se mezclan personas, paja y olores que recuerdan que Ávila también tiene motivos para estar orgullosa. Se decoran las murallas con telas y el centro de la ciudad se traslada al siglo XII, se hacen representaciones teatrales, lecturas de leyendas y por fin toda la ciudad se involucra en algo que no tiene que ver con santos o vírgenes. Malabares, bailes... unas verdaderas fiestas en las que, los más importante, es estar el máximo tiempo posible fuera de casa, paseando por unas calles que, depués de tres días de cachondeo, volverán a la monótona normalidad.

No os preocupéis, pondré fotos que ilustren esta descripción. De momento yo me voy a preparar para disfrutar a tope los tres mejores días del año. ¡Adeu!