Datos personales

Mi foto
Las únicas personas que me agradan son las que están locas: locas por vivir, locas por hablar, locas por sentir...

lunes, 29 de junio de 2009

Siempre quedará...

4 opiniones

jueves, 12 de marzo de 2009

"Pasión" por los exámenes...

5 opiniones

Recupero esta foto de un post anterior para hablar de la razón de que no haya escrito en tanto tiempo por aquí, os lo podréis imaginar, pero por si acaso... sí, los exámenes no salen de mi vida.
Recuerdo que hace un año, mis amigos que ahora ya están en la universidad, me dijeron que 2º de bachiller fue su año más duro y en el que más me tendría que esforzar. Ahora lo entiendo perfectamente.
Y es que este año es cuando de verdad siento que soy "estudiante". Los profesores ya te tratan como si fueras un ser humano (medio) racional, se dejan en paz de "deberes" y te dejan a tu suerte a la hora de estudiar para un examen. Nos siguen repitiendo aquello de "ya verás cuando llegues a la universidad, que allí no te van a decir nada de esto...!!", pero todos somos humanos y si no tenemos errores... pues daría bastante miedo, la verdad.
La semana pasada me quedé todo el fin de semana en casita, "clavando codos" y preparándome un exámen que, al final, no me salió tan bien como esperaba. Esta fue la señal que me hizo darme cuenta de que esta vez me lo estoy tomando un poquito más en serio: ¿dejar de salir un viernes y sábado por la noche para poder estudiar?¿¡Qué me está pasando!?
Por una parte estoy contenta conmigo misma porque veo que soy más capaz de estudiar de lo que creía, pero por otra parte, tantos días 'encerrada' en casa... ya empiezo a oler a 'cerrao' (en el sentido metafórico de la expresión, se entiende).

Cambiando de tema, es imposible escribir hoy una entrada en este mi blog y no comentar nada sobre la excursión que hemos tenido esta mañana: Madrid, el Teatro Real y el museo del Prado, nos han recibido hoy a mis compañeros y a mí, como siempre de manera excepcional.
Por la mañana visita al Teatro Real de la Ópera, que por cierto no conocía y que siempre está interesante conocer. Un teatro que estaba situado, durante la Guerra Civil, entre los dos bandos y que fue utilizado como polvorín, razón por la que fue destruido en su gran mayoría, pero que fue restaurado y reconstruido y, durante los años noventa, 'modernizado'.
Después de al menos una hora y media para comer, fuimos ya con ganas al museo del Prado. Para poder entender lo emocionadas que estábamos mis amigas y yo, debéis saber que somos estudiantes de Historia del Arte, nuestra asignatura favorita pero que paradójicamente, ninguna de nosotras aprobamos. Llevamos el Arte grabado a fuego, en nuestras mentes y en nuestros corazones, cada dos pasos que damos por cualquier ciudad, analizamos los edificios, las iglesias, cualquier escultura o pintura con cierta antigüedad... la gente puede pensar que estamos locas o, más bien, que somos unas pesadas que lo único que quieren es demostrar que sabemos algo (por poco que sea) sobre la Historia del Arte. Pues bien, hecha esta aclaración, continúo.
Entramos en el Prado, como nuestro grupo era muy grande, tuvimos que dividirnos en 3 turnos: nosotras escogimos el que antes entrase, por supuesto. Como la excursión la organizaba el departamento de Latín y Griego, lo primero que vimos fue una exposición sobre mitología griega. Genial, el primer tema de Historia del Arte, el tema con el que nos estrenamos y nos enganchamos a esto de la 'cultura artística'. No podíamos parar de comentar las esculturas que habíamos visto y estudiado meses atrás una y otra vez durante horas. Todo eran grititos de emoción para llamarnos unas a otras y señalarnos las estatuas que conocíamos al dedillo. El resto de la gente que venía con nosotros, incluso los profesores, nos miraban con esa cara de "no-sé-de-qué-narices-hablan-pero-parece-que-controlan-sobre-el-tema". Les explicamos de qué época eran y por qué, la inexpresividad que reflejaban en sus rostros, el fallido intento de dar movimiento a las ropas, la técnica de los 'paños mojados', el tallado a trépano de los cabellos... disfrutamos como enanas.
Pero si la exposición sobre mitología nos hizo 'entrar en calor', la visita al resto del museo nos dejó exhaustas y "escurrimos" nuestros cerebros al máximos para memorizar y recordar las obras que más nos interesaban y que habíamos estudiado. Aclaro que por ahora sólo vamos por el tema del Renacimiento español, así que Velázquez y Goya aún nos quedan un poquito lejos. Nos centramos sobre todo en los autores de la pintura flamenca del Gótico. Autores como Roger van der Weyden, del que vimos el famoso "Descendimiento", nos dejó extasiadas. Los colores eran mucho más intensos y sobre todo, los dorados se veían y relucían con total claridad.
Un cuadro que teníamos pendientes de ver y que, aunque no lo hemos dado en clase, nos conquistó fue "El Jardín de las Delicias" de El Bosco. Sin palabras. Comentamos cada uno de los personajes que aparecen, cada uno de los rincones del cuadro. Llegamos a la conclusión de que alguien que había podido pintar algo así, o no estaba muy bien de la cabeza, o simplemente era un genio. O ambas cosas.
Aquí os dejo las obras que, como ya os he dicho, más nos impresionaron:

"El Descendimiento", Roger van der Weyden
Tríptico "El Jardín de las Delicias", El Bosco

miércoles, 28 de enero de 2009

Beethoven is alive!

4 opiniones

Definitivamente tantas clases no pueden ser buenas.
Estos días en Historia de la Música estamos estudiando al gran Ludwing Van Beethoven y aunque a mi profesora no le guste, tengo que admitir que a mí sí (supongo que también por llevar la contraria un poquito...).
Como aún no soy consciente de los exámenes que tengo por delante, gasto mi tiempo en buscar versiones, en 'tutubo,' de las obras más conocidas de Beethoven. Aquí os dejo una versión jazz del clásico "Claro de Luna". Que lo disfrutéis ;)

jueves, 15 de enero de 2009

Enero...

3 opiniones


En el mes de enero un porcentaje bastante alto de la población entra en un estado de trance o sonambulismo, ellos son... los estudiantes!
El año nuevo trae consigo, además de falsas promesas e intenciones, los primeros exámenes. Durante este mes todos los zombi-universitarios, sólo tienen en la cabeza una palabra: estudiar.
Y es que el efecto que producen estas "futuras promesas del mundo laboral" en las ciudades es un vacío altamente perceptible en las noches del fin de semana.
Por suerte yo aún no soy universitaria, lo único que me trae a mi enero son las recuperaciones del trimestre pasado, y el comienzo de unos tres meses que se me harán interminables.

El impacto que causa la palabra vacaciones sobre los profesores es, cuanto menos, curioso: mandan leer libros, hacer trabajos, leer trabajos, hacer libros... (uy perdón, lo último no suelen hacerlo...), a sabiendas de que cuando esas vacaciones terminen, su trabajo se multiplicará por dos o tres o cuatro...!
Una confesión: no suelo hacer la mayor parte de los "deberes" que encargan. En cierto modo... sigo mi propio criterio: si el trabajo merece la pena, se hace y sino no (bueno, llámalo criterio... llámalo leydelmínimoesfuerzo... ejem). Un ejemplo de trabajo que mereció la pena: leerse la tragedia de Hamlet. He aquí la prueba:
Por cierto, mi "etapa zombi" será dentro de 60 días aproximadamente. Marzo, ¡allá vamos!
¡¡Que la suerte nos acompañe!!

martes, 13 de enero de 2009

Ya empezamos...

1 opiniones

(Sí, es una foto de Google, ¿qué pasa?)

Año nuevo, cadena de mensajes nueva. En esta ocasión no es de aquellas que, al final del todo, te pone el típico "si no reenvías esto, morirás en 7 días", por suerte podré seguir viviendo después de "definirme en 6 palabras". Ahí van:
Optimista
Despistada
Soñadora
Vaga
Apasionada
Fiel

Aclaro, que esta cadena proviene de alguien que no pensaba que perdía el tiempo (al igual que yo) en hacer estas cadenas, cuando merecen la pena claro. Chuchi, desde su blog Ucronía Latente, me demuestra así que sigue acordándose de mí. Un fuerte abrazo!

PD: como todas las cadenas, he de pasarle la bola a 3 blogs más:
El blog de Uve
El blog de Patro
El blog de Petit Bonbon*


jueves, 1 de enero de 2009

Año nueve y... Zenet!

1 opiniones



Amanezco a las 7 de la tarde en el nuevo año 2009 escuchando a un ARTISTA con todas las letras como es Toni Zenet y su canción "Estela". No podía dejar pasar más tiempo sin dedicarle una entrada en este blog, así que aquí está.
He encontrado, por casualidad, una web en la que describen como nadie a este cantante y actor, y como mi forma de escribir aún deja mucho que desear, os hago un pequeño "copy and paste" de lo que de él se dice.
Espero que disfrutéis del vídeo que da comienzo a este post y... FELIZ AÑO NUEVE! ;P

"Arrebatador y verdadero, Toni Zenet (Málaga, 1967) es un crooner andaluz. De sombrero y voz prodigiosa. Sobre un escenario puede guardar las formas de un Sinatra sureño y un minuto después mandar el micrófono a paseo y cantar a capella para asombro de las primeras filas.
Los Mares de China es su primer trabajo en solitario. Un disco que como los buenos lienzos tiene vocación de clásico. De esos que perduran en el tiempo. También es un viaje por el mundo: con un billete comprado en la copla andaluza con destino al tango argentino, el son cubano y el jazz de Nueva York. Sin tópicos. Porque Los Mares de China es fusión natural. No fusión etiquetada. Un viaje natural a los sentidos.
Música de toda la vida que no se ha hecho hasta ahora, con una carga brutal del inconsciente colectivo. Con unos temas que se podían haber escrito en los años 20, 40, o 60. Pero son de este siglo. “Cuando la gente lo escucha piensan que no son canciones originales”, cuenta el propio Zenet, “sino versiones de clásicos”. Eso siempre es buena señal.
Zenet no es ningún novato en la música. Sur. S.A. fue su primera banda de funky flamenco, (“cuando nade hacía funky flamenco”) con la que publicó dos discos (A golpe de pellejo y Malaracha) y de la que se conserva otro trabajo, todavía inédito. Las cosas no funcionaron como debían.
Nace así el proyecto Zenet, que tiene su origen hace un par de años en las jams sessions del bar Plaza, de Madrid. La cabezonería del letrista y poeta Javier Laguna y el impulso de Juan Ibáñez (de la editorial Warner Chappell) reflotan la ilusión de Toni justo cuando el desánimo se agarraba a su cuello.
La misión, dar vida a unas canciones emocionantes, nocturnas y a la vez soleadas, elevadas con la particular voz de Toni. Él mismo agarra sus ahorros, busca financiación y se mete a grabar un disco con unos músicos de jazz de categoría, que al ver el resultado se implican en el proyecto. “Siempre he sido Juan Palomo”, dice Toni.
El resultado es un traje a medida, un trabajo en equipo. Uno de los discos más sorprendentes de los últimos años. Que como los buenos jamones tiene denominación de origen. “Yo los llamo las Cinco Jotas”, asegura Zenet: Javier Laguna (autor de letras), Javier Viana (percursiones) y José Taboada (guitarra), Juan Ibáñez y Joshua Edelman (pianista y dueño del estudio de la Latina donde se grabó el disco).
Si Chavela Vargas, Gardel y Sinatra hubieran nacido en Málaga no necesitaríamos a Zenet. Por eso Los Mares de China es imprescindible.

El TOP 5 de Los Mares de China, por Toni Zenet.
Estela.
Es el retrato de una mujer que existe de verdad. Una reina, una Gilda, que baila con guantes de cocina en lugar de guantes de terciopelo. Una mujer criada en el barrio más bestia, salvaje y marginal de Málaga pero con maneras y mirada de princesa de cabaret. Es una mezcla entre el sonido occidental y las formas más sureñas. Es la canción más universal, la que le gusta a todo el mundo. Le gusta a las chicas que van con sus novios a oírla. Y también al novio.
Un beso de esos.
Nace con vocación de copla que luego se convierte en zambra y acaba en un son cubano. Viaja a tres países: la Andalucía profunda de los años 30, China y Cuba. Una vuelta al mundo en cuatro minutos.
Dientes de rata.
Muérdeme flojito, que fuerte me matas. Trata de un amor no entendido. Es como un cuadro que soporta el paso del tiempo. Ha pasado por varias versiones a lo largo de su vida. Empezó como un bossa nova y ahora es un jungle jazz funk. Es una canción a la que se le puede dar varias palizas. Pisotearla, doblegarla... aguanta de todo. Hasta un heavy metal.
Soñar contigo.
Es una oración. Como ir la iglesia y rezar. La canción romántica por excelencia. Es la típica canción que la gente cree que es una versión y no lo es. Por lo tanto, tiene pinta de pasar a ser un clásico.
Entre tu balcón y mi ventana.
Es una historia erótica y una canción real, que me ocurrió. Habla de la relación entre un balcón y una ventana. Me recuerda a cuando, en los tiempos de los reyes absolutos, Calderón de la Barca tenía que escribir ciertas cosas sin que se enterase el rey. Tiene un lenguaje soterrado que quiere decir muchas cosas… Está basado en una anécdota que yo le conté al autor."